body#layout #header, body#layout #header-wrapper, body#layout #outer-wrapper { margin-left:0, margin-right: 0; padding: 0; } body#layout #outer-wrapper { width: 730px; } body#layout #footer-wrap1 { padding-top: 0; } -->

lunes, 27 de agosto de 2007

Las cosas como son...

Hace unos días me llamó por tel. una amiga para contarme las novedades de la semana. Después de decirle q mi vida sigue tan monótona y aburrida como siempre, empieza a contarme una experiencia para nada envidiable.

El chico q le gusta le invitó para ir a tomar algo juntos (después de tirarle algunos palos por SMS) y ella obviamente aceptó. Estuvieron hablando de todo un poco: la facu, el trabajo, la vida misma. Pegaron re buena onda, y ella estaba contenta de q x fin le tocó salir con un chico dulce, atento, divertido, y lo más cercano a lo "normal" q le podía tocar. Pero toda fantasía tiene un final... de mierda! Después de un par de charlas, él decide ser directo y le dice q ella le gustaba mucho (pero MUCHO) y q no sabía cómo decírselo. Mi amiga, re contenta pero con los pies en la tierra, le pregunta: "pero no era q vos tenías novia?" (para asegurarse, vió?) Y claro, lo q cualquiera piensa, intuye o desea escuchar es un rotundo "NO" pero en lugar de eso, el vago le dice q está de novio hace 10 AÑOS con una chica (de otra ciudad) pero q no piense en eso, q es mejor vivir el momento y dejarse llevar! Noooooooooo! Yo le parto una silla x la cabeza! Pero mi amiga se contuvo de hacerlo y puso su mejor cara de "no me afecta" y le dijo q ella no estaba dispuesta a ser la segunda de nadie.

Ahora bien, me pregunto yo: ¿A cuántas otras les habrá pasado lo mismo?
En otro momento, mi respuesta hubiese sido: "La verdad es q yo me pongo en el lugar de tu novia y no me gustaría q pase esto. Creo q tendrías q plantearte tu relación, xq si buscás en otra persona lo q tendría q darte tu pareja, entonces hay algo está fallando. Si es así la cosa e, hipotéticamente hablando, llegaras a cortar con tu novia, entonces podemos hablar de vivir el momento y dejarnos llevar, xq yo no voy a ser la segunda de nadie".
Pero... debido a ciertas vivencias y experiencias pasadas (mías y ajenas) mi punto de vista dió un giro de 180° y lo único q puedo decir son dos cosas: si realmente te gusta el vago, mandalo a la mierda, xq no te merece y lo único q vas a lograr es hacerte mierda vos. Pero, si en realidad estás algo "necesitada" y te cabe el vago... metele para adelante!!! Q novia ni q nada... si es no con vos, va a ser con otra, osea q la mina va a ser una guampuda igual! Los infieles son así! No les vas a hacer cambiar de opinión x más discurso moral y ético q le des. Y q no te quiera joder la "culpa" después, xq vos a la novia no la conocés, no es tu amiga, no tenés sentimientos hacia ella, y ojos q no ven, corazón q no siente! Y como si fuera poco, la mina seguro q sabe q es una guampuda, de ahí a q ella lo quiera reconocer, es oooootro tema!

Ahora, lo q no me cabe -y nunca me va a caber- en la cabeza, es q tanto él como ella sigan en esa relación! En este caso son 10 años de noviazgo, mi única explicación es una cuestión de acostumbramiento. Pero hay parejas q les juro q no entiendo por qué carajo siguen juntas! Se llevan como el orto, vivien peleando x todo, los escuchás quejarse a los dos de q están podridos el uno del otro, y a la semana te cuentan q estuvieron juntos el finde, y la pasaron re bien, y me regaló esto, y me cocinó aquello, bla, bla, bla... Y después te enterás q el señor fue visto con una señorita en tal lado, y la otra parte -la "novia"- hace oídos sordos; entonces no me vengan con q "todos sabían menos yo". Andaaaaaaá! Metele el verso a otro!

En fin: los infieles seguirán siendo infieles xq las guampudas seguirán siendo guampudas, no xq haya infieles, sino xq -a mi parecer- les gusta ser guampudas!

domingo, 19 de agosto de 2007

Sábado a la noche otra vez...

Llega el finde! Esperaste toda la semana de mierda para q finalmente llegue el sábado, para poder salir, divertirte y olvidarte de las miserias humanas, así q perdonenme x ser tan superficial!
Por suerte tu vieja no te rompió las bolas para q dejes la casa brillando, así q tenés más tiempo para dedicar al ocio! Sabés q lo más probable es q salgas tipo 00:30 hs. de tu casa, pero querés estar lista antes, entonces... te bañas temprano, digamos... 19:00 hs. Te tomás todo el tiempo del mundo, para lavarte el pelo como corresponde, 2 veces shampoo y 10 min. de acondicionador, mientras aprovechás para (voy a tratar de ser fina) deshacerte de los vellos "extra" de tus piernas! Salís relajada y bella! Mientras tanto le dedicás aproximadamente 1/2 h. para decidir q te vas a poner, con qué lo vas a combinar, y estoy hablando solamente de la ropa interior... la ropa para salir tarda más o menos 1 hs. y 1/2. Una vez q quedaste satisfecha (o no) con la ropa, empieza la peor tarea de todas: EL PELO! Si tenés rulos, seguro q lo querés lacio, si lo tenés lacio, seguro que querés rulos, y si lo tenés ondulado... no te decidís si lo vas a llevar lacio o con rulos! Y después están las q tienen el pelo de mierda como yo! No sabés si es lacio, ondulado, con rulos o rastas! Para colmo el día de mierda no ayuda! Llovizna, hay humedad, viento, frío... DE LO PEOR! Empezás con el secador y el cepillo para brushing, y una vez q terminás con eso, te mirás al espejo y estás peor q el leoncito de Sedal! PATÉTICA! Maldita humedad! Pero no desesperás, tenés la bendita planchita con un cartel de luces de neón apuntándola y diciendo: USAME!!! (tendría q pasar lo mismo con los forros!). Mientras q esperás q se caliente la plancha, aprovechás para pintarte las uñas, o sacarte el esmalte gastado, o simplemente para limarlas. O tb agarrás la pincita de depilar y empezás a mutilarte las cejas, o están las más mariconas q prefieren la crema depilatoria. Una vez q la plancha está caliente empezás el arduo (así se escribe?) proceso de planchado. Cuando terminás, te mirás al espejo y te sentís una reina... bueno, medio reina, todavía te falta el revoque de pintura para poder salir a la calle! En fin, sacás el kit de maquillaje y empezás con la base clara, después la oscura, siguiendo con la sombra (q x cierto tiene q combinar con la ropa q vas a usar), después el delineado, rimel, labial y x último el rubor! Uf! Por fin terminaste! Tenés el pelo derechito y bien lacio, brillante y hermoso (y todo para q cuando vuelvas apeste con olor a pucho, pero en fin...). Tapaste todos los granitos e imperfecciones y quedaste "perfecta"! Ahora te toca vestirte sin tocar el pelo (no vaya a ser q x la maldita estática se vaya todo a la mierda) y obviamente sin permitir q la ropa pase cerca de tu cara (no sólo xq vas a manchar la ropa, sino xq al mínimo roce cagó tu hora y 1/2 de maquillaje!). Y ahora si, x fin estás lista! Cambiada, peinada y maquillada (y seguramente con 1/2 hora de retraso!). Te mirás al espejo y decís "Hoy no se me resiste nadie! Seguro q uno cae!" Agarrás la cartera y el tapado, abrís la puerta de tu casa y... VIENTO Y LLOVIZNA! Tiempo de mierda! Con alguna maniobra rara y super rápida, te tapás el pelo con el tapado (cual estrella de Hollywood) y salís corriendo al auto. Pero ahí no termina la cosa! Noooooooo! Tenés q volver a salir, abrir el portón, subir al auto, retroceder, bajarte y cerrar el portón, y todo eso haciendo malabares para q la lluvia de mierda no te toque un cm. del pelo! Por fin lo lograste y ya estás rumbo a la casa de tu amiga, donde le vas a tocar bocina y q se moje ella xq no tenés ni la más mínima intención de bajarte del auto. Ahora si! Ya están todas adentro, vamos al boliche! Una vez allá, empezás a buscar un lugar para estacionar lo más cerca de la entrada, y seguro q está TODO OCUPADO! Cuando x fin conseguís un huequito, te metés y listo! Bajan todas cagadas de frío (el tapado quedó adentro del auto, xq en el fucking boliche no hay guardaropas) y van corriendo hasta la entrada, siempre haciendo malabares para correr con tacos y tratar de q la llovizna esté en menor contacto con el pelo! Por fin llegamos a la entrada y el pelotudo del guardia de seguridad se hace el vivo pidiendo documentos! SI VAMOS TODOS LOS FINDES AL MISMO LUGAR! NO TIENEN FICHADAS DESDE HACE AÑOS! En fin, por fin podemos entrar!
Y así son más o menos mis sábados de fiesta! Algunos con más lluvia, o menos, con calor, humedad, frío, etc... Pero en definitiva, bastante parecido el proceso del "antes" y el "después". Así q después de leer esto (si es q alguien lo lee), algunas mujeres podrán identificarse (o no) y, ESPERO, q los hombres puedan valorar más a sus mujeres! Así q la próxima vez q vean a su chica, acuérdense de decirle "QUE LINDA Q ESTÁS!" y, aunque sea, hagan de cuenta q aprecian todo el trabajo previo para quedar DI-VI-NAS! Se los digo x experiencia. Xq a pesar de q toda la previa la hago para mi misma, xq me gusta verme bien, siempre es lindo recibir algún tipo de comentario respecto de nuestro "look".

lunes, 6 de agosto de 2007

Amantes de cada signo (IV)

La Amante de Capricornio:
No es demasiado fácil complacerla del todo. Necesita un amante eficiente, leal y apasionado pero dispuesto a respetar los límites que le fije. Además, como sus horarios son tan rígidos, le cuesta acceder a las proposiciones de su galán de ir a la cama justo en el momento en que tenía destinado a la lectura o a hacer los llamados telefónicos pendientes. Precavida y , por lo general, recelosa, se libera en el plano sexual. Le gusta dejarse seducir, aunque sin perder nunca el dominio de la situación. Jamás deja nada librado al azar. Le fascinan los juegos previos y puede bastar una caricia para exitarla. Sabe encender el deseo de su compañero y prefiere hacer el amor con la luz prendida. Siente debilidad por los hombres varoniles e insaciables y su adicción al trabajo la impulsa a buscar amantes en el ámbito laboral.

El Amante de Capricornio:
Es un amante exigente y muy perseverante; cuando decide llevar a una mujer a la cama no parará hasta conseguirlo. No es una persona fría pero, a veces, se comporta como si lo fuera porque su necesidad de ordenarlo todo, hasta las pasiones, puede hacerlo aparecer de ese modo.
No improvisa, su forma de procurarse placer y de dárselo a su compañera es producto de una ardua elaboración, y prefiere los lugares cómodos para expresar sus cualidades amatorias. Su laboriosidad, a veces excesiva, puede conspirar contra su vida sexual. A menudo llegará a la cama tan cansado e invadido por problemas laborales que no sentirá deseos de hacer el amor. O, tal vez, mientras lo hace, seguirá pensando soluciones para un problema que no pudo resolver en la oficina.

La Amante de Acuario:
A esta mujer le gusta probar y todo será bienvenido. Precisa a alguien con sus mismos deseos de experimentación y con sus mismas actitudes desprejuiciadas con respecto al sexo. Un amante con un criterio más convencional que el suyo de lo que es la libertad se sentirá herido, agredido y decepcionado. Tarda en decidirse a iniciar una relación pero, una vez que lo hizo, no conoce lo que son los prejuicios. A pesar de su fogosidas, cuando no tiene sexo no se desespera, pues para ella es sólo un complemento del amor y no un fin en sí mismo. Como no está demasiado interesada en preservar los vínculos afectivos que ha logrado, no le importa relacionarse con alguien conocido de su pareja o que pueda llegar a contarle su infidelidad. Para ella la libertad de hacer lo que tene ganas está por sobre todas las cosas.

El Amante de Acuario:
Tener una pareja estable no le resulta un impedimento para tener otra o para embarcarse en aventuras amorosas de diferente nivel de profundidad, porque el acuariano necesita probar todo. Si alguien lo tienta prometiéndole que debajo de las sábanas encontrará el paraíso, no tiene ningún prurito en arriesgarlo todo.
El sexo es una aventura que vive con intensidad. Siente inmenso placer en los juegos previos, por eso se demora en ellos. Su pasión nunca se convierte en violencia y, si percibe que determinada actitud puede herir a su compañera, no duda ni por un segundo en buscar una alternativa que pueda resultarle más placentera. Es un amante competente y una ujer jamás se sentirá defraudada con él.

La Amante de Piscis:
Pese a que compartir la cama con ella puede ser una experiencia inolvidable, no es lo sexual lo que priva en su vida, sino lo emocional. Le importan mucho los sentimientos, tanto los suyos como los de la persona que tiene a su lado. Sin embargo es una verdadera artista en el lecho y la más mínima insinuación bastará para excitarla. Desenvuelta y apasionada, la imaginación es el estímulo que más la erotiza, pero para liberar sus instintos debe sentir que el hombre que tiene a su lado merece su entrega. Ella todo lo capta con su sexto sentido híperdesarrollado.
Su excitación es tan intensa como fluctuante. En algunos períodos es insaciable, en otros, no quiere ni escuchar hablar de hombres.

El Amante de Piscis:
Su idealización es tal que en la búsqueda de una amante perfecta que cumpla todas y cada una de sus múltiples expectativas puede perderse relaciones que tendrían altas probabilidades de resultar satisfactorias. De todos modos casi siempre logra lo que se propone. Si le gusta una mujer, tarde o temprano terminará por seducirla. Ama el peligro y la clandestinidad, no tiene inhibiciones ni prejuicios. Intuitivo como él solo, siempre sabrá lo que su amante necesita: una caricia suave como al descuido, una noche de éxtasis tropical, la postergación indefinida del encuentro sexual en pos de alimentar el hechizo erótico... Le gustan las mujeres experimentadas y voluptuosas, posee muchas fantasías sexuales y necesita llevarlas a la práctica.

FIN!

miércoles, 1 de agosto de 2007

Amantes de cada signo (III)

La Amante de Libra:
Absolutamente convencida de sus atractivos, suele ser muy provocativa. Como necesita asegurarse de que la pareja que tiene a su lado es la que más le conviene, no dudará en tener varios amantes hasta sentirse en condiciones de tomar una determinación definitiva. Pero su habilidad para disimular su infidelidad hará que cada uno de ellos se sienta único en su vida y ni siquiera sospeche que tiene un rival. Los hombres con modales y con buen gusto son sus preferidos. A su amante le dedica tiempo, sensualidad y sabiduría. Acepta hacer el amor en cualquier lado, pero siempre con suavidad y ternura. Antepone los sentimientos y deseos del otro a los suyos porque necesita mantener la armonía en cualquier situación, por dolorosa que ésta pueda resultarle. Su excesiva diplomacia hace que, a veces, sea demasiado complaciente o considerada.

El Amante de Libra:
La energía venusiana lo impulsa desde muy joven aecharse en los brazos del amor y necesita probarse constantemente con nuevas conquistas.
Como amante es complaciente, le interesa más el placer de su compañera que el propio. Le gusta que sea ella quien tome la iniciativa, pero que no lo apure en la cama. Disfruta de la lentitud, es suave y firme al mismo tiempo. Jamás ofende a su amante ni hiere su corazón, aunque ella se haya permitido herirlo. Mostrarse enojado con quien ama lo hace sentir muy mal y por eso prefiere que su enojo se diluya sin expresarlo nunca. Por otra parte, gracias a su habilidad para decir las cosas sin producir heridas a su amante, es posible que no se quede enganchado en una relación que no le interesa. Por lo general no les dedica el tiempo suficiente a sus queridas como para conocerlas de manera más profunda y permtir que afloren sentimientos más hondos.

La Amante de Escorpio:
Decir que las pasiones que experimenta son devoradoras no constituye una metáfora exagerada. Realmente siente el deseo de "devorar" a sus amantes para no dejarles la más mínima posibilidad de caer en otros brazos que no sean los suyos. Todo lo que hace, lo hace con intensidad y pasión y es capaz de saborear tanto una noche de amor como un acto de venganza. Es la más sensual del zodíaco y le gusta experimentar de todo. Su fuerte pasión exige un compañero acorde porque siempore está dispuesta a gozar. Es absolutamente desinhibida y desfachatada, le gusta dominar en el lecho y, si su compañero no responde a sus requerimientos, no se ofende ni titubea, arremete hasta lograrlo. Cuando conoce todo del otro y sus acciones se le vuelven previsibles, pierde interés.

El Amante de Escorpio:
La reserva es una de sus mayores virtudes, por lo que la amante que pase por su cama puede estar segura de que él jamás alardeará ante nadie de haberla conquistado. Casi siempre mantendrá la relación en secreto.
Su deseo de posesión absoluta es tan voraz que, si pudiera, privaría a su querida de todo contacto con el mundo.
Es casi animal para hacer el amor, siempre logra satisfacer a su compañera. Es insaciable y no necesita de juegos previos para alcanzar el placer. No sabe de caricias tiernas ni de atenciones y está convencido de que tomar a una mujer por asalto es la mejor manera de hacerla gozar. Necesita que su amante se reserve una zona de misterio que le permita tejer sus afiebradas fantasías, porque la imaginación es el motor de su insaciable deseo.

La Amante de Sagitario:
Los gustos personales de su amante, su ocupación, y hasta su nombre pueden ser detalles que esta mujer decida pasar por alto, porque no le interesan demasiado. En cambio, conocerá como nadie su esencia más recóndita aunque el contacto sea sólo superficial. Detesta a los hombres celosos y a aquellos muy dependientes.
Practica el sexo con placer, pero también es muy importante su espíritu. Gran parte de la satisfacción es de orden mental y le encanta hacer el amor en logares no convencionales. Sus deseos son cambiantes y es difícil saber qué es, en realidad, lo que le gusta.
En realidad vive en busca del amor verdadero, pero mientras no lo encuentra necesita explorar todos los caminos que puedan conducirla hasta él.

El Amante de SAGITARIO:
Prefere la diversidad de experiencias a las relaciones estables en las que la rutina amenaza con instalarse a cada rato. Mientras mantenga la distancia necesaria como para seguir alimentando su imaginación, su amante podrá permanecer a su lado, pero ni bien quiera darle a la relación un grado mayor de formalidad, es posible que salga huyendo a toda velocidad.
Le gustan las mujeres difíciles, las inconquistables y su pasión por los viajes y las costumbres exóticas le hacen preferir las mujeres extranjeras. Considera al sexo como un deporte y lo practica varas veces por día. Aunque no se detiene demasiado en los juegos previos, hará todo cuanto esté a su alcance para que su compañera quede satisfecha.

Continuará...