body#layout #header, body#layout #header-wrapper, body#layout #outer-wrapper { margin-left:0, margin-right: 0; padding: 0; } body#layout #outer-wrapper { width: 730px; } body#layout #footer-wrap1 { padding-top: 0; } -->

lunes, 6 de agosto de 2007

Amantes de cada signo (IV)

La Amante de Capricornio:
No es demasiado fácil complacerla del todo. Necesita un amante eficiente, leal y apasionado pero dispuesto a respetar los límites que le fije. Además, como sus horarios son tan rígidos, le cuesta acceder a las proposiciones de su galán de ir a la cama justo en el momento en que tenía destinado a la lectura o a hacer los llamados telefónicos pendientes. Precavida y , por lo general, recelosa, se libera en el plano sexual. Le gusta dejarse seducir, aunque sin perder nunca el dominio de la situación. Jamás deja nada librado al azar. Le fascinan los juegos previos y puede bastar una caricia para exitarla. Sabe encender el deseo de su compañero y prefiere hacer el amor con la luz prendida. Siente debilidad por los hombres varoniles e insaciables y su adicción al trabajo la impulsa a buscar amantes en el ámbito laboral.

El Amante de Capricornio:
Es un amante exigente y muy perseverante; cuando decide llevar a una mujer a la cama no parará hasta conseguirlo. No es una persona fría pero, a veces, se comporta como si lo fuera porque su necesidad de ordenarlo todo, hasta las pasiones, puede hacerlo aparecer de ese modo.
No improvisa, su forma de procurarse placer y de dárselo a su compañera es producto de una ardua elaboración, y prefiere los lugares cómodos para expresar sus cualidades amatorias. Su laboriosidad, a veces excesiva, puede conspirar contra su vida sexual. A menudo llegará a la cama tan cansado e invadido por problemas laborales que no sentirá deseos de hacer el amor. O, tal vez, mientras lo hace, seguirá pensando soluciones para un problema que no pudo resolver en la oficina.

La Amante de Acuario:
A esta mujer le gusta probar y todo será bienvenido. Precisa a alguien con sus mismos deseos de experimentación y con sus mismas actitudes desprejuiciadas con respecto al sexo. Un amante con un criterio más convencional que el suyo de lo que es la libertad se sentirá herido, agredido y decepcionado. Tarda en decidirse a iniciar una relación pero, una vez que lo hizo, no conoce lo que son los prejuicios. A pesar de su fogosidas, cuando no tiene sexo no se desespera, pues para ella es sólo un complemento del amor y no un fin en sí mismo. Como no está demasiado interesada en preservar los vínculos afectivos que ha logrado, no le importa relacionarse con alguien conocido de su pareja o que pueda llegar a contarle su infidelidad. Para ella la libertad de hacer lo que tene ganas está por sobre todas las cosas.

El Amante de Acuario:
Tener una pareja estable no le resulta un impedimento para tener otra o para embarcarse en aventuras amorosas de diferente nivel de profundidad, porque el acuariano necesita probar todo. Si alguien lo tienta prometiéndole que debajo de las sábanas encontrará el paraíso, no tiene ningún prurito en arriesgarlo todo.
El sexo es una aventura que vive con intensidad. Siente inmenso placer en los juegos previos, por eso se demora en ellos. Su pasión nunca se convierte en violencia y, si percibe que determinada actitud puede herir a su compañera, no duda ni por un segundo en buscar una alternativa que pueda resultarle más placentera. Es un amante competente y una ujer jamás se sentirá defraudada con él.

La Amante de Piscis:
Pese a que compartir la cama con ella puede ser una experiencia inolvidable, no es lo sexual lo que priva en su vida, sino lo emocional. Le importan mucho los sentimientos, tanto los suyos como los de la persona que tiene a su lado. Sin embargo es una verdadera artista en el lecho y la más mínima insinuación bastará para excitarla. Desenvuelta y apasionada, la imaginación es el estímulo que más la erotiza, pero para liberar sus instintos debe sentir que el hombre que tiene a su lado merece su entrega. Ella todo lo capta con su sexto sentido híperdesarrollado.
Su excitación es tan intensa como fluctuante. En algunos períodos es insaciable, en otros, no quiere ni escuchar hablar de hombres.

El Amante de Piscis:
Su idealización es tal que en la búsqueda de una amante perfecta que cumpla todas y cada una de sus múltiples expectativas puede perderse relaciones que tendrían altas probabilidades de resultar satisfactorias. De todos modos casi siempre logra lo que se propone. Si le gusta una mujer, tarde o temprano terminará por seducirla. Ama el peligro y la clandestinidad, no tiene inhibiciones ni prejuicios. Intuitivo como él solo, siempre sabrá lo que su amante necesita: una caricia suave como al descuido, una noche de éxtasis tropical, la postergación indefinida del encuentro sexual en pos de alimentar el hechizo erótico... Le gustan las mujeres experimentadas y voluptuosas, posee muchas fantasías sexuales y necesita llevarlas a la práctica.

FIN!

2 comentarios:

(Damian!?) dijo...

como amante de acuario, la verdad que el perfil va bastante con mi personalidad... eso si, no lo divulgues mucho, porque si otra vez llego a tenr una pareja estable va a pensar que la voy a andar cagando todos los dias! pero bueno, no te olvides que tmabien si la mujer es la indicada, dejamos todo por ella, y pensamos las cosas antes de tirar todo por la borda por una encamada...

un beshote sil! voy a venir a visitarte seguidito ^^

§iL× dijo...

Bueno, esto es lo q saqué de un libro, es lo q decía ahí, yo no me hago cargo de nada! Jejeje. Pero, de todo lo relacionado con el zodíaco, estas son las características q más se le asemejan (a mi parecer).

Gracias x pasar! Es bueno saber q alguien lee lo q posteo! =D

Besos..............!