body#layout #header, body#layout #header-wrapper, body#layout #outer-wrapper { margin-left:0, margin-right: 0; padding: 0; } body#layout #outer-wrapper { width: 730px; } body#layout #footer-wrap1 { padding-top: 0; } -->

miércoles, 1 de agosto de 2007

Amantes de cada signo (III)

La Amante de Libra:
Absolutamente convencida de sus atractivos, suele ser muy provocativa. Como necesita asegurarse de que la pareja que tiene a su lado es la que más le conviene, no dudará en tener varios amantes hasta sentirse en condiciones de tomar una determinación definitiva. Pero su habilidad para disimular su infidelidad hará que cada uno de ellos se sienta único en su vida y ni siquiera sospeche que tiene un rival. Los hombres con modales y con buen gusto son sus preferidos. A su amante le dedica tiempo, sensualidad y sabiduría. Acepta hacer el amor en cualquier lado, pero siempre con suavidad y ternura. Antepone los sentimientos y deseos del otro a los suyos porque necesita mantener la armonía en cualquier situación, por dolorosa que ésta pueda resultarle. Su excesiva diplomacia hace que, a veces, sea demasiado complaciente o considerada.

El Amante de Libra:
La energía venusiana lo impulsa desde muy joven aecharse en los brazos del amor y necesita probarse constantemente con nuevas conquistas.
Como amante es complaciente, le interesa más el placer de su compañera que el propio. Le gusta que sea ella quien tome la iniciativa, pero que no lo apure en la cama. Disfruta de la lentitud, es suave y firme al mismo tiempo. Jamás ofende a su amante ni hiere su corazón, aunque ella se haya permitido herirlo. Mostrarse enojado con quien ama lo hace sentir muy mal y por eso prefiere que su enojo se diluya sin expresarlo nunca. Por otra parte, gracias a su habilidad para decir las cosas sin producir heridas a su amante, es posible que no se quede enganchado en una relación que no le interesa. Por lo general no les dedica el tiempo suficiente a sus queridas como para conocerlas de manera más profunda y permtir que afloren sentimientos más hondos.

La Amante de Escorpio:
Decir que las pasiones que experimenta son devoradoras no constituye una metáfora exagerada. Realmente siente el deseo de "devorar" a sus amantes para no dejarles la más mínima posibilidad de caer en otros brazos que no sean los suyos. Todo lo que hace, lo hace con intensidad y pasión y es capaz de saborear tanto una noche de amor como un acto de venganza. Es la más sensual del zodíaco y le gusta experimentar de todo. Su fuerte pasión exige un compañero acorde porque siempore está dispuesta a gozar. Es absolutamente desinhibida y desfachatada, le gusta dominar en el lecho y, si su compañero no responde a sus requerimientos, no se ofende ni titubea, arremete hasta lograrlo. Cuando conoce todo del otro y sus acciones se le vuelven previsibles, pierde interés.

El Amante de Escorpio:
La reserva es una de sus mayores virtudes, por lo que la amante que pase por su cama puede estar segura de que él jamás alardeará ante nadie de haberla conquistado. Casi siempre mantendrá la relación en secreto.
Su deseo de posesión absoluta es tan voraz que, si pudiera, privaría a su querida de todo contacto con el mundo.
Es casi animal para hacer el amor, siempre logra satisfacer a su compañera. Es insaciable y no necesita de juegos previos para alcanzar el placer. No sabe de caricias tiernas ni de atenciones y está convencido de que tomar a una mujer por asalto es la mejor manera de hacerla gozar. Necesita que su amante se reserve una zona de misterio que le permita tejer sus afiebradas fantasías, porque la imaginación es el motor de su insaciable deseo.

La Amante de Sagitario:
Los gustos personales de su amante, su ocupación, y hasta su nombre pueden ser detalles que esta mujer decida pasar por alto, porque no le interesan demasiado. En cambio, conocerá como nadie su esencia más recóndita aunque el contacto sea sólo superficial. Detesta a los hombres celosos y a aquellos muy dependientes.
Practica el sexo con placer, pero también es muy importante su espíritu. Gran parte de la satisfacción es de orden mental y le encanta hacer el amor en logares no convencionales. Sus deseos son cambiantes y es difícil saber qué es, en realidad, lo que le gusta.
En realidad vive en busca del amor verdadero, pero mientras no lo encuentra necesita explorar todos los caminos que puedan conducirla hasta él.

El Amante de SAGITARIO:
Prefere la diversidad de experiencias a las relaciones estables en las que la rutina amenaza con instalarse a cada rato. Mientras mantenga la distancia necesaria como para seguir alimentando su imaginación, su amante podrá permanecer a su lado, pero ni bien quiera darle a la relación un grado mayor de formalidad, es posible que salga huyendo a toda velocidad.
Le gustan las mujeres difíciles, las inconquistables y su pasión por los viajes y las costumbres exóticas le hacen preferir las mujeres extranjeras. Considera al sexo como un deporte y lo practica varas veces por día. Aunque no se detiene demasiado en los juegos previos, hará todo cuanto esté a su alcance para que su compañera quede satisfecha.

Continuará...

No hay comentarios.: